CUMBRES DE CARTAGENA: SENDERISMO
Información sobre las principales montañas del termino municipal de Cartagena, rutas de senderismo y montaña, fotografias, actualidad de las actividadades de los principales grupos excursionistas, ...

Textos e imágenes son propiedad de Cumbres de Cartagen@. Se permite la difusión de los mismos si se enlaza expresamente el contenido de este blog.

Ruta por la Rambla del Cabezo Negro



Hace un tiempo me propuse recorrer las Ramblas y Barrancos de nuestro termino municipal con la finalidad de poder documentar con textos y fotografías sus principales características tales como accesibilidad, orografía, vegetación ..., para lo cual abrí una nueva sección en el blog. Lamentablemente el tiempo no se estira todo lo que uno quisiera y ha quedado en pañales el proyecto. No obstante poco a poco iré añadiendo nueva información de las mismas y con esta ruta añado dos nuevas:  El Barranco de la Noguera y la Rambla del Cabezo Negro.

Siendo estricto me falta por recorrer la parte alta de ambos cauces, cosa que haré en cuanto tenga oportunidad, pero creo haber recogido en imágenes la esencia de ambos espacios. También en el reportaje fotográfico tienes un avance de dos grandes ramblas por las que pasamos durante unos escasos metros: La de la Torre y la de Peñas Blancas. De esta ultima, dada su gran longitud, tengo proyectado hacerla en bicicleta, aunque haya tramos que tengan que hacerse andando por la presencia de piedras, más información en unos meses.

Barranco de la Noguera

Situado en la diputación de Perin, nace en la cara este del Cabezo Negro y  tiene una longitud de 1200 m para desembocar en la Rambla del Cabezo Negro, debajo de la cara sur de la Morra la Arjona. 

Tiene un desnivel de 100 metros, por lo que no posee grandes saltos, pudiendo recorrerse a pie sin dificultad. Nace a 300 m y desemboca a 200 m.  Se encuentra encajonada y con gran presencia de vegetación que no impide su transito. No encontramos pozas o charcos, solo la humedad del cauce. Destacar en el centro aproximado de la misma, una imponente mole de piedra que asemeja la figura de un lagarto o dragón. 




Rambla del Cabezo Negro

Situada igualmente en la diputación de Perin, dentro del espacio protegido de La Muela, Cabo Tiñoso, Peñas Blancas, cuenta con un longitud de 5.993 m. desembocando en la Rambla del Portus junto al núcleo rural de Los Diez de Galifa.  Su desnivel es de  350 m. desde su nacimiento formado por una gran cantidad de barrancos bajo las Morras del Toscal y Estancias, y el Cabezo Negro que le da su nombre.  Cabe destacar la presencia de agua en la misma durante gran parte del año en función de las lluvias recibidas y el encañonamiento que en su tramo medio se produce creando pozas  y dificultando circular por su cauce. En su cauce existe o existía un afloramiento de agua: "Fuente Vieja"

Transitable: a pie en la mayor parte de su recorrido, salvo el tramo medio alto donde se encañona y se dificulta el transito, así como por la presencia de agua. Dichos obstáculos son fácilmente superables con la excepción de tres que requieren un poco de más habilidad o destreza por lo que solo es recomendable para personas familiarizadas con las pequeñas trepadas. Para el resto deberán salir del cauce y volver a bajar. No obstante puedes ver las fotos y juzgar tu capacidad para superarlos. 




Uno de los motivos por lo que inicie la nueva sección de Ramblas y Barrancos es por realizar rutas por los cauces de dichos entornos, o  por sus márgenes cuando el mismo es impracticable, ya que son muy agradables para el senderista. Por un lado disfrutas de un microclima, protegido del viento y del calor cuando se encañonan, no obstante mejor evitar su transito en época estival, lo que unido a la presencia de agua o cuando menos humedad hace que suelan ser un vergel de vegetación silvestre y son los sitios ideales para poder observar animales, tanto los que viven en el entorno como los que acuden a avituallarse.

De todas las que conozco de Cartagena, después de la grandiosa Rambla del Cañar, la Rambla del Cabezo Negro es la más interesante para realizar una ruta de senderismo ya que a las características generales citadas en el párrafo anterior hay que añadir la diversión que supone el tener que superar los obstáculos que nos ofrece el cauce y poder recorrer parte del entorno del espacio protegido de La Muela por el que puedes continuar la ruta.

A lo largo de la ruta pudimos ver diferentes elementos relacionados con el aprovechamiento del “oro liquido”, que para estas tierras áridas supone el agua. Unos muy evidentes y que nadie se perdió como el acueducto que lleva el agua a la ciudad desde el embalse del Taibilla, o el Pozo Arjona y otros que tal vez pasaron mas desapercibidos como el canal por el que andamos en un corto tramo situado en la Rambla de Peñas Blancas y que transportaba agua a la ciudad desde las Ramblas de Jarales y Sagena, la Fuente Vieja con su pozo seco o la Balsa en ruinas donde se almacenaba el agua, o los restos de antiguas instalaciones hidráulicas (azud, caseta ...) en la Rambla del Cabezo Negro. 



Un tema tan actual, y desgraciadamente utilizado como arma electoral por los politicos, como es el agua, ha supuesto disputas y luchas violentas con muertes incluso desde la antigüedad. En la edad media la población que residía en el amplio espacio geográfico que denominamos Campo de Cartagena, incluida la propia urbe, era muy escaso y su sustento estaba garantizado con los productos de una agricultura de secano, la ganaderia, la pesca y las pequeñas huertas que se podían instalar alrededor de los nacimientos de agua, siendo esta escasa pero suficiente para abastecer a la población. 

Los pastos, principal atractivo de la zona, habían pasado de una situación de explotación comunal, junto con sus aguas, por parte de los vecinos residentes, a una explotación pastoril a partir del siglo XVI, compatibilizando el uso agrícola de tierras roturadas y repobladas. Los ganados locales se acomodaron a los barbechos y rastrojos dejados por la explotación agrícola, condicionando la llegada de los ganados trashumantes que imponía el Reino a través de la figura de la Mesta, surgiendo conflictos entre ambos. 

Se produjo una lucha de intereses, semejante al actual entre Estado y CCAA, entre la Mesta del reino y la jurisdicción del Concejo de Murcia por el control de las vías de acceso y los pastos. Como curiosidad en esta época ya existía un sentimiento de discriminación con la zona de Cartagena produciéndose intentos del concejo de Cartagena, de crear una mesta propia segregada de la murciana, en la segunda mitad del siglo XV.

Para dicho control se establecían unos tributos a los ganaderos trashumantes  que debían abonar al Concejo:

- Derecho de Paso por la Vereda o Cañada
- Balsaje, derecho de utilización de pozos o balsas
- Borra, guarda y uso del pasto o monte
- Asadura, derecho de paso en especie

La actividad agrícola se adaptaba al agua existente con cultivos de secano, pequeñas huertas junto las fuentes, y pastos de temporada para el ganado. El problema más importante surgió con la necesidad de  abastecimiento de agua potable a la ciudad, la cual había tenido un gran desarrollo durante finales del siglo XIX y principios del XX. 

Don José Mediavilla, Teniente de Alcalde de la ciudad, comentaba: «el agua es, simplemente, un producto del cielo y el suelo, en sus profundidades o en superficie, sólo es un recipiente ocasional para este líquido elemento. Si el agua nos ha de venir del cielo y en Cartagena del cielo no nos cae, es natural que no existan manantiales permanentes de abundante caudal, ni en Cartagena ni en sus
cercanías».

Entre los siglos XVI y XVIII se realizan diferentes proyectos e intentos para traer agua a Cartagena desde los ríos Castril y Guardal situados al norte de Granada, pero todos los intentos fracasaron, incluido el respaldado por el Rey Felipe V en 1742. Sin embargo el problema seguía creciendo con la construcción del Arsenal Militar que incrementó la población de la ciudad. Ante los fallidos intentos de las administraciones públicas de solventar el problema, surgen compañías privadas, atraídas por el resurgimiento económico de la ciudad gracias a la actividad minera, no obstante pronto comprobaron, lo elevado  del coste y lo escaso del beneficio.

A finales del siglo XIX estas eran las compañías que abastecían de agua a la ciudad:  

Gran parte de las instalaciones que hemos visto en la ruta forman parte de las infraestructuras que dichas compañías construyeron. La compañía “Aguas de los Cartageneros” era la propietaria del manantial de “Fuente Vieja” que paso a manos de la La Compañía Inglesa (The Carthagena Water Co.Ltd.), pero su potabilidad resultó ser bastante mala.  Dicha empresa se propuso abastecer de agua a Cartagena desde Perin, a una distancia de 15 km, pudiendo observarse aun los depósitos y canalizaciones a través de las Ramblas de Sagena, Jarales y Peñas Blancas, Torre, Cabezo Negro... Tenia su sede en el edificio modernista conocido como “Huerto del Ingles” obra de los arquitectos Tomás Rico y Paula Oliver. 

El suministro de agua a la población lo realizaba captando aguas tanto subterráneas como superficiales y transportándola mediante galerías o canales hasta los depósitos desde donde se distribuía, siendo especialmente conocido el del Monte Sacro. 



Esta empresa suministraba agua desde varios puntos de la diputación de Perin, entre ellos estaba el paraje Arjona por el que transcurrió parte de la ruta, donde puidimos observar el restaurado “Pozo Arjona” bajo la morra del mismo nombre y que según indica en el letrero su construcción data del año 1800, teniendo agua en su interior.  Se obtenía a través de manantial, mediante el aprovechamiento de la escorrentía gracias al uso de muretes y mediante un tomadero situado en la rambla de la Torre, manantial localizado en la margen izquierda desde que salía una galería subterránea, incorporando las aguas captadas mediante un azud 200 m más abajo, hasta llegar a un deposito.  A éste también llegaban los caudales de escorrentía recogidos mediante una serie de muretes dispuestos en la ladera del cerro de la Cárcel y que acababan en una balsa ubicada por encima del mismo.


En cuanto al diseño de la ruta puedes hacer este trayecto o puedes recorrerla de “cabo a rabo”, desde Los Diez de Galifa donde tiene su punto final, remontándola, por la Fuente Vieja y finalizar en lo alto del sendero que une La Muela con Garabitos. Desde allí tienes muchas opciones para hacerla circular, regresar rodeando el Cabezo Negro, Morra la Arjona y punto de inicio o dirigirte a la Morra del Toscal y coger una de las muchas sendas que te llevan al punto de inicio.

Y si te gustan las cumbres y deseas hacerla un poco más dura puedes plantearte hacer la cumbre del Cabezo Negro de gran interés geológico por su origen volcánico, la Morra de los Madriles, la Morra del Toscal, Arjona u otras si quieres seguir ampliando en duración y kilómetros.

Triste imagen la que pudimos observar al ver como cientos de pinos han muerto en la Muela sin que nadie haya hecho nada al respecto, que yo sepa. Parece ser que es una plaga de “barrenillo” contra la que no existe una solución química ya que se encuentran ocultos dentro del árbol y solo la prevención es útil. Te dejo un enlace sobre los mismos.




Ante la falta de repoblación y las plagas esta claro que nos quedamos sin los escasos árboles que hay en nuestros montes. Para contrarrestar este dramático escenario o para poner flores a los pinos muertos, la ruta estuvo rodeada en todo momento de la floración de la vegetación silvestre propia de esta época, así pudimos ver: romero, tomillo, cerraja, jara, orova, amapolas ...  que al colorido aspecto visual le añadía un placido complemento olfativo para un disfrute completo del recorrido.

Y por si fuera poco para completar esta ruta de los sentidos finalizamos dándole trabajo a las papilas gustativas en el Venta del Huevo con un pata de cordero tan sabrosa y tierna que se deshacía en el paladar, entre otros manjares típicos del establecimiento. Algunos compañeros, ya en los postres, proponían realizar una ruta vespertina para bajar la comida, aunque solo se quedo en eso, fruto de los efectos de Baco.  



DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

La ruta la podéis hacer circular dejando los vehículos en el entorno de la Residencia de Ancianos, antigua venta del Lirio o en el entorno del paraje de Los Albaladejos o de la Cuesta de la Jarapa. Enlace al Inicio. 

Rodeamos el Alto de los Albaladejos para llegar al acueducto de la Mancomunidad de los Canales del Taibilla que sortea la Rambla de Peñas Blancas, muy parecido al que metros más adelante sortea la Rambla de Perin y que por tener acceso a dicha población por carretera es mucho más conocido. 

Si quieres tener unas espléndidas vistas puedes atravesarlo o simplemente bajar a la Rambla y comenzar a remontarla. A escasos metros llegaras al nacimiento de la Rambla de Peñas Blancas que se produce por la confluencia de la Rambla de Los Jarales y la Rambla de La Torre. En este punto giramos a la izquierda para continuar rambleado por este ultima hasta llegar a la carretera de La Azohia.

En este punto puedes visitar el restaurado Pozo Arjona, historia viva de la lucha por el agua para el suministro a la ciudad de Cartagena. Ascenso por la ladera de la Morra la Arjona hasta llegar al camino que sube a su cumbre y que nosotros no seguimos para buscar un lugar lo más accesible posible que nos baje al Barranco de Noguera. 

Seguimos barranco abajo hasta llegar a su desembocadura en la Rambla del Cabezo Negro, justo debajo de las empinadas paredes que la erosión ha modeladlo en la Morra la Arjona formando unas pronunciadas curvas que la rodean.

A partir de este punto comienza la parte más atractiva de la ruta al ir viendo distintos charcos y pozas, que en esta época contienen agua, no dan para un baño pero si caes en alguna si te puedes calar entero. El primer obstáculo importante es imposible de sortear ya que  el cauce se ha estrechado bastante y esta anegado de agua por lo que no queda más remedio que sortearlo subiendo y bajando del cauce. El segundo se salva con cierta facilidad, aunque un resbalón te proporcionará un remojon y algún que otro rasguño, y el tercero y más importante supone una trepada apoyando pies y manos en el estrecho cauce para salvar la altura de unos cuatro metros que nos corta el paso. Cabe la posibilidad de sortear este paso aunque nosotros no lo hicimos y seguro que requiere dar un rodeo.

Continuamos por la rambla hasta llegar a un lugar donde la rambla sigue hacia la derecha y por la izquierda existe un cauce de un barranco sin nombre conocido. En este punto abandonamos la Rambla por una arista en una empinada ascensión que nos deja en el sendero de ascensión a la Muela que viene desde Los Diez de Galifa. 

Dicho sendero pasa por la cumbre de la Morra de los Madriles y nos baja hasta Fuente Vieja y el deposito de la Manda, mas conocido como la Balsa del Ingles, cruzamos la Rambla y subimos por la ladera de la Morra la Arjona para llegar al punto de salida.



Nos vemos en el monte, y ¡tengan cuidado ahí fuera!

Organizada por: 
Web - Facebook
Fotografias Izaskun
Fotografias CEX
Descarga esta pagina en PDF- en breve -


PRESENTACIÓN DE MIS IMAGENES



DATOS DEL GPS

Hora Inicio: 04/05/2015 09:27
Hora Fin: 04/05/2015 13:49
Distancia recorrida: 10,3km (04:21)
Tiempo en movimiento: 01:59
Velocidad media: 2,4km/h
Vel. en Mov.: 5,2km/h
Velocidad Máxima: 23,9km/h
Altura Mínima: 103m
Altura Máxima: 275m
Velocidad Ascenso: 217,7m/h
Velocidad Descenso: -222,7m/h
Ganancia Altitud: 413m
Pérdida Altitud: -368m
Tiempo Ascenso: 01:54
Tiempo Descenso: 01:39