CUMBRES DE CARTAGENA: SENDERISMO
Información sobre las principales montañas del termino municipal de Cartagena, rutas de senderismo y montaña, fotografias, actualidad de las actividadades de los principales grupos excursionistas, ...

Textos e imágenes son propiedad de Cumbres de Cartagen@. Se permite la difusión de los mismos si se enlaza expresamente el contenido de este blog.

Morron de Alhama por la Senda del Piojo



Estaba decidido a no participar en esta ruta dada la calificación de Muy Difícil que le otorgaba la información previa, con un desnivel positivo de +1500 y sobre 25 Km. de distancia. Se encontraba en el limite, tanto por desnivel como por distancia, de las rutas que he hecho por lo  que en condiciones normales no lo hubiera dudado, pero después de estar unos meses realizando rutas de mucha menor exigencia física y el hecho de no haber salido en las ultimas semanas por problemas de salud típicos de esta época invernal, no me encontraba con la preparación adecuada para realizarla de una forma satisfactoria. Y, salvo contadas excepciones, me gusta salir al monte a disfrutar y no a sufrir.

Pero llegó al correo electrónico la información de la ruta y, ¡caspita! era mucho más interesante de lo que yo me esperaba, sobre todo por recorrer un sendero por el que nunca había subido al Morrón Pequeño, y que por lo visto ha sido recientemente habilitado, la Senda del Piojo. Pero sobre todo mi gran interés era recorrer la cuerda que une la cumbre de dicha montaña con el cortafuegos que finaliza en el valle de Leyva, atravesando unos cortados denominados “Dientes de la Vieja”. Si te sitúas en la Fuente del Hilo y miras al morrón veras justo antes de la cumbre dos paredes verticales separadas por una depresión que simulan los dientes de un anciano o actualizando la imagen los del Risitas. 

Conocía esta zona solamente por las crónicas que otros compañeros han escrito y en las que hablaban de trepadas fáciles que incluso se podían eludir con un pequeño rodeo, y efectivamente la zona presenta una gran pendiente por lo que la subida en línea recta se hace fatigosa, (a mi un poco más) pero que no requiere hacer trepadas de consideración y solamente en algún paso apoyaras las manos para asegurarte. Esto en condiciones normales, ya que la presencia de nieve y sobre todo hielo puede hacer la ascensión por este lugar muy peligrosa ya que una caída puede dejarte a muchos metros de distancia y con graves consecuencias, pero fuera de esta situación recomiendo a los amantes de Sierra Espuña que no se pierdan esta ascensión, sufrida, pero muy agradable ya que en los descansos que te tomes durante la misma vas a tener al alcalce de tu vista todo el núcleo central de la Sierra viendo como se juntan el Valle del Leyva con el Río Espuña, todo bajo un manto verde forestal y presidido por las principales cumbres: Espuña, Cunas, Cucalas o el propio Morrón de Alhama. 



Con este caramelo me replantee el realizar la ruta o por lo menos intentarlo. Pedí autorización al guía, el cual ya conoce mis facultades,  en esta ocasión un poco más limitadas, el cual me aceptó dentro del exclusivo grupo de senderistas de elite que al final resultaron. No obstante, a petición mía le propuse la posibilidad de abandonar, en las zonas conocidas por mí, la ruta en el caso de no poder con ella. 

A este respecto, cuando nos encontrábamos en la carretera que va a la Perdiz, encima del cortafuegos por el que discurre el sendero del Piojo, después de haber realizado ya unos 10 Km. y +600 m de desnivel aproximadamente, nos dice el guía que este era el punto donde habitualmente la gente deja los coches para realizar la subida y bajar por la canaleta en una ruta circular. ¿Cómo no se me había ocurrido a mí plantearme esta solución? Podía haber hecho la ruta con muchos menos km. de distancia y desnivel. En ese momento no me topaba la cabeza contra una pared porque no había ninguna. 

Y es que el destino debe de ser algo parecido a esto. Había analizado la ruta con los escasos datos que se daban en la información previa, me había descargado track de compañeros de hasta de tres rutas distintas y los había unido para formarme  un track de lo que pensaba que podía ser la ruta y sin embargo no se me ocurrió en ningún momento la posibilidad de acortarla, hacerla circular y desplazarme en mi vehículo. Algo tan simple tenia que tener su explicación. En este punto me encontraba con ánimos y fuerzas de seguir y me dije que si subía el sendero del Piojo hasta el cortafuegos tenia que terminar la ruta, pero que sino podía seguir a buen ritmo al grupo por el sendero daba media vuelta y me tomaba mi cerveza y la de los demás en la Fuente del Hilo, mientras ellos sudaban yo me hidrataba. 

A pesar de las curvas de nivel que supera y de los atajos que se realizan en línea recta por el cortafuegos,  me resultó muy fácil su ascensión, claro esta que aquí el grupo se dividió en dos y los mejor preparados o con más prisas subieron a gran velocidad hasta la cima sin que los viéramos ni en la distancia ¡Qué maquinas!

Me encuentro lleno de optimismo por haber llegado hasta el punto donde se juntan el sendero del piojo, el del Caracol, el cortafuegos y los Dientes de la Vieja, y como me había propuesto, continuo la ruta, claro que casi en solitario, ya que cuando la pendiente se incrementa mis fuerzas desaparecen y el grupo poco a poco lo voy perdiendo, salvo un compañero que a modo de ángel de la guardia me va esperando unos metros más adelante para indicarme el camino. ¡Muchísimas gracias compañero!, ya que me evitó el tener que perder tiempo en buscar los lugares más accesibles entre los deteriorados dientes. Además, en previsión de que me diera la vuelta, Cristóbal me había equipado con un walki y a través del mismo me ha ido dando ánimos en un par de ocasiones que sirvieron para recuperar las fuerzas que se habían derretido con la nieve. 



Cuando llegué a la cumbre algunos ya estaban con el postre, pero lo había conseguido, algunos creo que ni se cansaron pero para mi fue toda una gesta y en este momento recordaba mis fallidos intentos de darme de bruces por no haber acortado la ruta y es que el destino se confabuló para que si pudiera terminar la ascensión completando la ruta inicialmente propuesta, aunque el dolor muscular de aparición tardía (agujetas) continua en mi cuerpo a dia de hoy.

Dejando a parte mis peripecias personales, que no creo que importen a nadie más que a mi, pero me gusta dejarlas por escrito para poder recordarlas en el futuro, lo cierto es que la ruta en si además de la dificultad tiene bastante atractivos para el senderista. Y esta es la primera matización que hay que hacer ¿Es una ruta para un senderista?

La diferencia entre senderista y montañero estriba fundamentalmente en caminar fuera de sendero y sobre todo en la dificultad de la progresión en la montaña. Por tanto, salvo el pequeño tramo que atraviesa los Dientes de la Vieja, el resto es pista o sendero, e incluso en este tramo, no habiendo sendero marcado ya que se avanza por la roca,  existen hitos de piedra y dado que las trepadas se limitan a apoyar las manos ocasionalmente, la podemos calificar como para Senderistas avanzados o Media Montaña, eso si con muy buena forma física. 

Normalmente las rutas se inician desde las casas forestales, restaurantes o zonas recreativas que hay en la Sierra, sin embargo esta ruta tenia como aliciente empezar desde abajo, desde la carretera que une Alhama con Pliego para recorrer junto al Río Espuña por su margen izquierda gran parte de su recorrido. También puedes hacerlo por la otra margen a través de las más popular senda del Caño del Agua, que también presenta menos dificultades.

Son incontables los senderos que recorren la sierra como consecuencia de los accesos que se crearon en su repoblación para pasar con los animales de carga,  aterrazando parte de las laderas, creando puentes y canalizando arroyos. Parte de estos se han acondicionado para el uso senderistas con sus correspondientes señalizaciones horizontales y verticales. No obstante aún existen otros muchos que o bien se encuentran ocultos por la vegetación o bien no se han acondicionado. Este es el caso de un sendero que partiendo del Sendero de los Siete Hermanos nos lleva hasta el inicio del Sendero del Piojo, una maravilla boscosa por la que transitar a media altura rodeados de vegetación y con vistas al Sanatorio, La Perdiz y el Morrón Pequeño.

El Sendero del Piojo, es otro aliciente para realizar la ruta, se trata de una antigua senda que subía hasta la fuente del Piojo situada a unos 1000 m de altura en la  cara sur del Morrón y que  supongo continuaba hasta el Collado del Piojo y los Pozos de la Nieve. Se encuentra marcada para hacer eses y no subir en línea recta, mucho más cansado, atravesando el cortafuegos y se une con la senda del Caracol al llegar al inicio del cortafuegos que baja al valle del Leyva. 



Otro motivo es recorrer Los Dientes de la Vieja, terreno rocoso, quebrado por la acción erosiva del hielo, el viento y la lluvia por el que ascender a la cumbre del Morrón. Teniendo a nuestra derecha los impresionantes cortados que de modo vertical caen unos centenares de metros y que son el motivo del nombre y por nuestra izquierda una de las imágenes que mas identifica Sierra Espuña, las paredes del Leyva, escuela de los escaladores de la región y que impresionan desde cualquier punto de observación, en este caso sobrevolándolas en la distancia. 



Subir dos de las cumbres más altas de Sierra Espuña, el Morrón Pequeño o de Alhama (1.444 m) y la Morra de las Moscas o del Majal del Puerco (1502 m), tan solo superadas por Espuña o Morrón de Totana o Grande (1583 m)  y por el Pedro López (1568 m)

Y por ultimo, estaba previsto bajar por la acequia de Alhama, vulgarmente conocida como la Canaleta desde Pozo Mangueta, pero en un cambio de ultima hora nos llevo por otro desconocido sendero que recorre la margen derecha del Barranco del Gallego para, en una sinuosa bajada de mil y una curvas dejarnos en la carretera, no sin antes haber podido disfrutar de unas vistas sobre la inmensidad verde de Sierra Espuña. No obstante, el cansancio o las ganas de llegar a refrescarnos hicieron que esta bajada se hiciera interminable a pesar de ir al trote militar.



Por tanto lo mas destacado de esta ruta no son los hitos por los que pasa sino la forma de llegar a ellos en una obra de ingeniería senderista uniendo sendas poco frecuentadas para configurar una ruta original, con la dificultad que esto conlleva en un espacio tan conocido. 


Descripción de la Ruta


La ruta comienza en el Km. 58.200 de la carretera C-3315 de Alhama de Murcia a Pliego. En este punto una pista forestal sale hacia el oeste la cual cogemos y seguimos siempre rectos sin hacer caso de los caminos que sale a sus lados y que dan acceso a fincas particulares como “Carmonas” o “Zorricos” entre otras.  El camino cruza el cauce del río Espuña y nos lleva hasta una deteriorada puerta de la finca donde se ubica una Central Eléctrica que aprovecha la gigantesca caída de agua del Canal del Taibilla. Por detrás de este edificio cogemos un sendero que cruza el tubo y nos introduce por una puerta dentro del Parque Regional de Sierra Espuña. 

¡Ojo! esta zona tiene restringido en determinadas fechas el acceso de bicicletas y senderistas durante la época de crianza de aves por lo que deberás consultar la posibilidad de acceder por el mismo.

El sendero serpentea a media ladera por el cauce del río Sierra Espuña y salen distintos senderos hacia ambos lados. Finalmente si lo sigues hasta el final te llevará a la carretera que se dirige al Berro, si lo quieres evitar tienes dos opciones, una bajar por unos de los senderos al río y remontarlo por el sendero que va pegado al mismo o bien continuar campo a través por la arista de una montaña sin nombre conocido de unos 724 m y que te dejara en el sendero del Berro cerca de la Casa Leyva. 

Nos salimos de la carretera para coger dicho sendero y almorzamos en un bucólico prado de la Casa Leyva plagada de jóvenes scout guitarra en mano bajo el solecico, y nosotros sudando en enero.

Continuamos por un sendero que nos evita caminar por la carretera y que nos lleva frente al Sanatorio, donde existe un cruce de senderos cogiendo el de los Siete Hermanos en dirección a la casa forestal Huerta Espuña, remontando unos cincuenta metros hasta la cota 740 m donde sale un sendero que nos lleva paralelos al Morrón hasta la carretera de la Perdiz.

Estamos en la zona donde existe un helipuerto para emergencias y mirando al norte podemos ver el cortafuegos que sube hacia el Morrón de Alhama. Remontamos unos cuantos metros por la carretera y comenzamos zigzagueando unos y en línea recta otros a remontar el Sendero del Piojo. Sobre los 1080 m. el sendero deja de subir y continua por dicha cota hasta las escalerillas o caracol. Sin embargo justo al ver el cortafuegos del este del Morrón hay  que salirse y comenzar a crestear subiendo entre rocas, sin sendero y con la única ayuda de algunos hitos en forma de montones de piedra que sirven para tranquilizarte de que vas por el buen camino.

Al cambiar a la vertiente norte comenzamos a ver algo de nieve que nos acompañara hasta  Collado Mangueta en más o menos cantidad. Hacemos la cumbre que se encuentra llena de personal y aprovechamos la solana para comer protegidos del viento del norte. 

Tras la foto de grupo de rigor bajamos a los Llanos de las Tres Carrascas a través del Collado del Piojo para lo que hay que hacer un sencillo destrepe. Tras llanear unos centenares de metros hacemos la sencilla cumbre de Las Moscas y bajamos al Collado Mangueta que se encuentra plagado de domingueros que han subido a ver la nieve.

Esperaba, en este punto coger la canaleta que sale por detrás del Pozo Mangueta, pero para mi sorpresa el guía comienza a descender por la carretera para coger un sendero que aunque parece volver a coger la acequia finalmente comienza a descender por la margen derecha del Barranco del Gallego a través de un sinfín de eses mareantes que finalmente te dejan en la carretera que sube al Morrón Grande desde la Fuente del Hilo.

Para no tener que hacer un anodino descenso por carretera comenzamos a hacer un trepidante descenso a toda velocidad en línea recta esquivando la carretera hasta llegar al cruce de la Perdiz donde ponemos rumbo a la Fuente del Hilo por el asfalto. Antes de finalizar Sierra Espuña quiso darnos un ultimo regalo, en la proximidades del puente del Aire sobre el Río Espuña pudimos ver una gran manada de muflones de imponente tamaño que habían bajado a beber agua, toda una sorpresa ya que nunca los había visto bajar tanto. 


Nos vemos en el monte, y ¡tengan cuidado ahí fuera!



PRESENTACION DE MIS IMAGENES




DATOS DEL GPS


Hora Inicio: 01/25/2015 08:41
Hora Fin: 01/25/2015 17:27
Distancia recorrida: 23,1km (08:46)
Tiempo en movimiento: 04:10
Velocidad media: 2,6km/h
Vel. en Mov.: 5,5km/h
Velocidad Máxima: 7,8km/h
Altura Mínima: 291m
Altura Máxima: 1456m
Velocidad Ascenso: 273,1m/h
Velocidad Descenso: -352,4m/h
Ganancia Altitud: 1407m
Pérdida Altitud: -1003m
Tiempo Ascenso: 05:09
Tiempo Descenso: 02:50