CUMBRES DE CARTAGENA: SENDERISMO
Información sobre las principales montañas del termino municipal de Cartagena, rutas de senderismo y montaña, fotografias, actualidad de las actividadades de los principales grupos excursionistas, ...

Textos e imágenes son propiedad de Cumbres de Cartagen@. Se permite la difusión de los mismos si se enlaza expresamente el contenido de este blog.

Sierra Madre: Espuña




No he viajado a Méjico, Guatemala, Filipinas o Estados Unidos para hacer una ruta por sus Sierras Madre, y aunque no soy vuestro alcalde, ni aspiro a serlo, una explicación os debo y os la voy dar, recordado a Pepe Isbert, en “Bienvenido Mr. Marshall. Estos últimos días he estado en el dique seco, sin poder salir a patear montes o rodar por caminos polvorientos de tierra, y los ratos de ocio los he aprovechado para meterme entre pecho y espalda la serie “Juego de Tronos”, en la cual salía un personaje “la madre de dragones”, que sin ser propiamente su madre biológica era la reina que los custodiaba. Pues bien, haciendo un símil, para mi Sierra Espuña es mi Sierra Madre, aquella en la que hace muchos años viví mis primeras experiencias en contacto con la naturaleza. 

Y es que en la adolescencia, época de descubrimiento de nuestras vidas, todo se marca como a fuego y son en estos años donde decidimos que seremos profesionalmente, cuales son nuestras aficiones, e incluso algunos encuentran pareja sentimental para el resto de sus vidas. Así no es de extrañar que el hecho de dormir al raso en el Pedro López, acampar en los pozos de la nieve, Malvariche, Fuente del Hilo, Sanatorio o la Perdiz o simplemente recorrer el Valle del Leiva, Prado Mayor, Los Morrones o la umbría de Peña Apartada me hayan marcado de tal manera que para mí, es mi Sierra Madre, la que me inicio en el senderismo, en la naturaleza y en la montaña. 

Con el tiempo he tenido la oportunidad de enamorarme de la Sierra del Segura, de admirar los Pirineos o de recorrer Picos de Europa, pero madre no hay mas que una y esa es Sierra Espuña. Así he recorrido unas cuantas veces los lugares más típicos de esta Sierra, pero no me canso y a la menor oportunidad vuelvo; ya no están aquellos joviales acompañantes y la visión de los espacios no es tan inmensa, todo es más controlable, menos aventurero, más conocido pero igualmente admirable y satisfactorio. 

Por si fuera poco, aun me quedan muchísimos rincones que descubrir de nuestra Sierra Espuña y que espero hacer a la menor oportunidad, como me ocurrió hace unos años con la solitaria zona norte, todo un mar verde de frescor con pintorescas moles de piedra como el Perona o El Bosque, o hace unos meses cuando visite la para mi desconocida Cueva de la Moneda.

Las infraestructuras con que cuenta y los cuidados que recibe son sin duda los mejores, sin punto de comparación con el resto de espacios naturales de la Región, y se los merece, ya que es sin duda la principal Sierra de la Región, sin perjuicio de que se puede mejorar en varios aspectos medioambientales (fauna y flora autóctona). Estamos en un Parque Regional, ZEPA y LIC, además de ser un Coto Regional de Caza, vamos estamos ante la nobleza de nuestras Sierras con tanto titulo.

Todos conocemos el origen de la repoblación de esta Sierra y viendo las fotos de como estaba en el Siglo XIX no puedo dejar de hacer la comparación con el estado actual de la mayoría de las Sierra de nuestro litoral. Y aunque el motivo que impulso dicha reforestación no fue ambiental sino económico, para salvar la ciudad de Murcia de las riadas, hoy día con el avance colectivo de nuestra conciencia medioambiental se deberían de hacer campañas de reforestación de todas y cada una se las Sierras de la Región para que dentro de cien años no sigamos teniendo una Sierra Espuña sino cincuenta o más en la Región. Si  algún partido lo pone en su programa ya tiene mi voto. 

De lo expuesto hasta ahora ya habréis deducido que no puedo ser muy objetivo, no obstante ven y juzga tu mismo. En la ruta que hemos hecho te va a sorprender que más del ochenta por ciento del trazado va a estar protegido por el bosque, cubierto por los pinares y por tanto a la sombra que hace mucho más agradable el caminar. Y no solo pinos, aunque de forma esporádica tan bien vas a poder ver Robles en el Malvariche (dos por lo menos) de un porte espectacular, en Huerto Espuña y en el Valle de Leiva, junto con encinas y alguna que otra especie. 

Aunque en esta ocasión no los vimos no resulta extraño toparte con las manadas de los arruis o ver el vuelo en las alturas de las águilas. 

Pero junto con la masa forestal, lo más llamativo de Sierra Espuña son la forma de sus peculiares montañas, los Morrones y las paredes del Leiva que siempre ejercen un hipnótico atractivo, quedándose uno absorto ante tal grandeza, sobre todo cuando eres capaz de divisar un minúsculo punto en movimiento que resulta ser un escalador.

Y por ultimo si te gustan el estudio social no dejes de ver el video que abajo enlazo sobre la reforestación de Sierra Espuña y si puedes visita los pozos de la nieve, vestigio de la industria del hielo de nuestros antepasados, y que han sido rehabilitados algunos pudiendo ver su  aspecto inicial. Tambien puedes indagar en la historia del santatorio para tuberculosos, que paso a Albergue Juvenil y hoy en estado de desidia, no se si tendrá algo que ver pero dicen que hay apariciones fantasmagoricas por su entorno, la verdad es que cuando acampé hace años en sus proximidades solo se oian los perros de La Perdiz y no ví ningun espectro, lastima.

Ya que nombro La Perdiz, hoy es un restaurante donde se como bien y que junto al chiringuito de la Fuente del Hilo completa la oferta gastronomica de la Sierra.

Si te estas iniciando en esto del senderismo Sierra Espuña te ofrece unos senderos por su núcleo central, el más turístico, así podrás ir de la casa forestal de Huerta Espuña al Albergue Juvenil, acercarte un poco para ver las paredes y coger la senda de los dinosaurios (donde se puede ver una pisada en la roca) hasta la Perdiz y regreso a la fuente del Hilo. Visitando los dos bares – restaurante que hay para que no te falte avituallamiento.

Un compañero de ruta comentaba la existencia en un barranco cercano a Prado Mayor de gran cantidad de fósiles, por tanto puedes añadir esta  actividad a tu ruta o por lo menos ve mirando el suelo por si te encuentras un amonites, un trilobites, o un dinosaurio, vete tu a saber. 


Descripción de la ruta.


Al tratarse de una ruta lineal o contratas un autobús si soy muchos o te tocara subir a Sierra Espuña para dejar un vehículo y después bajar al inicio de la ruta  en otro, un pequeño inconveniente.

Para llegar al inicio de la ruta hay que dirigirse a la localidad de Casas Nuevas, desde Pliego y avanzar unos kilómetros hasta divisar unas instalaciones ganaderas en el Rincón del Calderero. Enlace a Google Maps

Cogemos la pista que va ganando altura poco a poco hasta que divisamos una marca en forma de montón de piedras que nos indica la existencia de un sendero que ataja el camino y que resulta, a pesar de la pendiente, mucho más agradable de recorrer que aquel. No obstante tu eliges por donde ir ya que ambos te dejaran en el Collado del Portillo donde existe una puerta de acceso al Parque Regional.



Desde este collado bajamos a Malvariche por un camino inacabado como lo prueba los restos de una excavadora en el fondo del Barranco de Malvariche, que por cierto ya podían retirar por estar muchos años allí. A nuestra izquierda tenemos los cuchillos del Bosque y a nuestra derecha los Morroncicos formando la cabecera del Valle de Malvariche en donde existen una ruinosas edificaciones en una zona de prados y desde las que se divisa un imponente roble, junto al que existe otro que fue derribado, supongo que por un tornado, ya que los troncos son de una gran porte y una ventisca no los derriba. El roble caído sigue vivo e incluso un grupo ecologista le ha puesto un cartel para preservarlo, existiendo una improvisada zona de picnic con tocones bajo el quejigo desde el que tenemos una magnifica vista del entorno de Malvariche. 

Tras un descanso para reponer fuerzas seguimos camino por pista hasta que vemos una bifurcación, tomando el sendero que sale hacia la izquierda y que remontando el Barranco de los Saltadores nos lleva hasta Prado Mayor, con su correspondiente puerta. ¿Quien decía que no se le podían poner puertas al campo? Aquí han puesto unas cuantas.

Nos recuperamos de la subida observando la restauración de parte de las casas del prado, así como para hacernos la correspondiente foto de grupo e iniciar la penúltima subida hacia el Collado Blanco. Aquí existe una fuente de agua potable “Fuente Blanca”, por lo menos era potable cuando pusieron el cartel y como más de uno bebió y no murió debe de seguir siendo potable: la experiencia es la madre de la ciencia. Siempre que he pasado ha habido agua en esta fuente por lo que puede ser un buen punto de avituallamiento de líquidos si haces una ruta muy larga y no quieres llevar peso de más.

Y si el valle de Malvariche es un manto verde con el río Pliego naciendo de sus entrañas, tras pasar por el secarral en este época estival de Prado Mayor, volvemos a otro valle verde y si cabe más peculiar, el del Leiva, con sus paredes de protagonistas absolutas, eso si mucho más concurrido por senderistas, escaladores, domingueros, turistas ...

Bajamos por sendero para visitar el Pozo de las Nieves de Alhama que se encuentra en este valle y que es el de más baja altitud de toda la Sierra, que no obstante al encontrarse en la umbría debía de servir igualmente para la producción de hielo para los vecinos de Alhama. 

El sendero nos saca al camino de nuevo y a pesar de ser monótono su caminar en un continuo  y recto descenso son tantos los alicientes que tiene el entorno que se convierte en un grato paseo, aunque sea por pista forestal, tan denostada por buena parte de los senderistas más aventureros. Así podrás observar y oír aves, si vas en silencio, podrás intentar identificar árboles distintos de los pinos o quedarte perplejo ante la grandiosidad de las paredes. Te aconsejo que te lleves unos prismáticos y tumbado debajo de un árbol observes los escaladores, las aves o simplemente las vías de escalada cuyos aparejos brillan al sol. 

El camino tropieza con una valla que impide el transito de vehículos, salvo los autorizados y se divide en dos a la derecha hacia la Perdiz o hacia la izquierda hacia el antiguo sanatorio que es el que tomamos. 

Aquí tomamos el sendero que va hacia la casa forestal de Huerta Espuña y por el que tantas veces he ido sin saber que tenia nombre “siete hermanos”. Al finalizar este tomamos el sendero de Ricardo Codorniú, “Apóstol del árbol”, como me gusta este titulo nobiliario, que nos lleva hasta la fuente del Hilo, donde nos espera el autobús, el merendero, la comida y sobre todo unos espectaculares tanques de cervezas muy fría. Ya sabéis que el principal motivo de hacer una ruta senderista es poder disfrutar al finalizar de una cerveza fría, que por alguno motivo biológico que desconozco no sabe igual en cualquier otro momento o circunstancia, habrá que consultárselo a Eduard Punset.


Nos vemos en el monte, hasta la próxima. 

Fecha: 15/09/2013
Organizada por CEX
Guiada por Sebastian Hernandez



Presentación de mis imagenes









Datos del GPS