CUMBRES DE CARTAGENA: SENDERISMO
Información sobre las principales montañas del termino municipal de Cartagena, rutas de senderismo y montaña, fotografias, actualidad de las actividadades de los principales grupos excursionistas, ...

Textos e imágenes son propiedad de Cumbres de Cartagen@. Se permite la difusión de los mismos si se enlaza expresamente el contenido de este blog.

Pedro López: Sierra Espuña



Dentro del programa que el CEX nos ha propuesto para esta temporada “Diez montañas a las que hay que subir” en esta ocasión toca  la cuarta cima, el Pedro López en Sierra Espuña. Esta es la cumbre de mayor altitud del programa con sus 1568 m. y curiosamente con la ascensión de hoy y la realizada en primer lugar, para ir calentando, hemos completado los dos polos opuestos en cuanto a tamaño se refiere: Pedro López (1568 m) y Atalayon (140 m).

Esta situado en la grandiosa Sierra de Espuña, Parque Natural que cuenta con las máximas protecciones regionales y considero que debía de aspirar a convertirse en Parque Nacional por sus innumerables valores, desde naturales a culturales y sobre todo como “escuela” de montañeros, escaladores, senderistas, corredores y amigos de las montañas en general, que ha sido y seguirá siendo. No sé los requisitos que la Administración Central exigirá para dicha catalogación pero considero que se deberían intentar cumplir por nuestros administradores regionales ya que esto supondría un gran impulso tanto en su conservación como en su fomento turístico, de gran ayuda a los municipios limítrofes en estos tiempos de apreturas económicas.



Con dicha catalogación tal vez se podría poner en valor el antiguo sanatorio como albergue para montañeros y campamento juvenil en verano, introducir especies autóctonas tanto en vegetación como en fauna e incluso ampliar su radio de influencia a espacios limítrofes. No me extiendo más sobre este maravilloso espacio natural ya que en otras rutas he dejado información sobre el mismo para que te hagas una idea de lo que puedes encontrar, en el supuesto casi imposible, de que no lo conozcas, aunque sea de forma parcial, como casi todos, ya que siempre nos queda un rincón o una cumbre a la que ir.

En esta ocasión me ha sorprendido la dureza del proyecto de la ruta ya que en principio este programa había sido diseñado para que una amplia mayoría de los miembros y amigos del club lo pudieran realizar. Así una ruta de  24 Km. y 1.141 m de desnivel + (según mi GPS), solo esta al alcance de los senderistas más en forma, no obstante se advierte de que se hará una repesca posteriormente mas sencilla tanto en trayecto como en desnivel. En esta ocasión fuimos tan rápidos que nos saltamos 3 km de los 27 propuestos inicialmente; fueron diversos los factores para que una ruta prevista para hacer en ocho o nueve horas se hiciera, no sin dificultad en apenas cinco horas sin contar los descansos, que nos los tomamos relajados al haber conseguido coronar la cumbre con rapidez. Por un lado un grupo con  el numero de participantes idóneo (veintitrés), con un nivel de forma física sobrado para esta ruta, un día climatológico esplendido (el frío justo para que prefieras andar a quedarte parado), una programación adecuada y el ritmo que quiso imponer el grupo hicieron posible este adelanto horario, que nos dio para comer relajadamente, tomar cerveza o café y hasta  sobremesa al sol incluida. Vamos que si nos lo proponemos bajamos andando a la fuente del Hilo o a las Alquerías. Conviene matizar que el hecho de subir por pista hace mucho más accesible la subida dado que no vas a encontrar grandes pendientes, aunque estas si son prolongadas en el espacio, pero que facilitan la subida a cualquier senderista y en función de su forma física solo varía el tiempo.

No obstante el hacer ejercicio físico es la ultima de mis motivaciones para salir al monte por lo que fui en el furgón de cola deleitándome con unas maravillosas vistas que desde las alturas del macizo central se tienen de los valles boscosos de Sierra Espuña y de las diferentes alturas que se pueden divisar, especialmente de esos cortados que quitan el hipo y que sin ser las famosisimas paredes del Leiva también son dignas de admirar. Ya de paso intente ser el punto de unión con un miembro del grupo que también subió a sur ritmo, un poco más lento que el grupo de galgos, haciendo la goma para que por lo menos tuviera contacto visual, y así  pude entretenerme en ver y fotografiar los arruis, los precipicios, las figuras que forman las rocas, las plantas (escasas en esta época) y todo lo que llama mi atención en estos amplios espacios montañosos.

Lo cierto es que me preocupaba el poder completar la ruta, ya que no quería bajo ningún concepto retrasar al grupo y aunque normalmente siempre hay quien tiene un nivel físico menor que el mío, mi temor no estaba en poder aguantar el esfuerzo físico que supone, sino en mis delicados pies que cuando los expongo a más de 20 Km. de marcha seguidos sufren demasiado, haciéndome un calvario la ruta. La primera vez que lo sufrí fue en una marcha por el litoral prevista desde La Azohia hasta Cartagena y que tuve que abandonar en el Portus, y aunque por limitaciones horarias ya lo tenia previsto lo cierto es que lo tuve que hacer además porque me era muy doloroso el seguir caminando. Desde entonces prácticamente no me he atrevido a participar en marchas de tan larga duración, por lo que el día de hoy era el momento de probar los remedios aplicados: cambio de botas, calcetas y plantillas, ya solo me quedaba cambiar de pies. El resultado ha sido medianamente aceptable ya que mis pies no sufrieron grandes erosiones por lo que tengo el reto de intentar una ruta más exigente en distancia.

En cuanto a los motivos para animarte a realizar esta cumbre, al margen de poner un sello en tu cartilla montañera, esta en el hecho de subir a la máxima altura de Sierra Espuña a la que los civiles tenemos acceso ya que el pico de Espuña (1583 m) esta ocupado por fuerzas militares imposibilitando su acceso. Las vistas desde este punto central de la Región son todo un placer para la retina, así como un juego para los que quieran identificar las sierras de la misma, siempre y cuando que los factores meteorológicos lo permitan, que en este caso fueron muy variables pero en general no habia buena visibilidad, otra vez será. 

El hecho de hacer esta cumbre es bastante accesible para todo el mundo ya que desde el collado Mangueta (1380 m), lugar donde existen un aparcamiento y hasta donde puedes subir en coche sin ser detenido, existe un desnivel asequible que no llega a 300 m. y una distancia de apenas 4 Km. Si quieres algo más de kilometraje puedes hacer una circular desde el Collado Bermejo o desde el Collado Pilón, pasando por La Carrasca y regresando por el Collado Mangueta,  aunque esto te pueda suponer hacer unos cuanto kilómetros de asfalto. Otra opción, desconocida por mí, pero que he visto en un blog es hacer la circular pero subiendo por la agreste cara sur, por donde existe una senda, aunque requiere alguna trepada que califican como de fáciles. Esta ultima habrá que probarla en cuanto tenga oportunidad.

Por ultimo puedes hacer esta ruta, larga y con mucho desnivel, pero que te permitirá recorrer una gran parte de la solitaria y boscosa zona norte por el Carretero, la Rotura y el Barranco de Malavariche, ascender por el collado del Humero y hacer la cumbre del Pedro López, pudiendo comprobar la dificultad que supone la ascensión de una montaña de esta altitud, solo recomendable para montañeros o senderistas en buena forma física. Como ultimo aliciente tendrás la oportunidad de ver los muflones del atlas ya que tienen bebederos en la falda de esta montaña, que no se olviden los prismaticos.

La cumbre de esta montaña esta muy completa contando con refugio, antenas y punto geodésico. Enlace a la información del punto geodésico del IGN.


Descripción de la ruta


Tras un buen madrugon comenzamos la ruta en el paraje del Carretero, donde existe una vieja hacienda (que no vemos) bajo el cerro del mismo y el del Cantal (curioso como se repite la toponimia). Toda esta primera parte de la ruta se realiza por pista forestal en buen estado y que no supone un gran inconveniente ya que estamos absortos por el verde oscuro de las masas forestales con que cuenta esta umbría, y que comienza a tomar color conforme el sol asciende entre las cumbre de Sierra Espuña.

Transitamos por las proximidades de la Rambla del Muerto, en dirección a la Cuerda y Cerro de Canovas, hasta subir al Collado Blanco (otro), cosa que hacemos a un fuerte ritmo para entrar en calor. Llegamos al paraje de La Rotura, donde existe una casa que no vemos sino al pasarla y en la distancia desde la pista. A partir de aquí y en dirección sur ya comenzamos a ver los cortados que parecen imposibilitarnos el camino de acceso a nuestro objetivo y que forman el Cerro de La Ventanica y más adelante los Morroncicos, dejando paso a la pista entre ambos hitos por el Collado del Humero.

En este punto ya podemos ver en dirección norte la Rambla de Malvariche, principal aporte del Río Pliego que nace junto a la localidad y pantano del mismo nombre. Finalmente el camino nos deja en las proximidades de las casas del Malvariche donde reponemos fuerzas en el cruce de caminos y enfrente de los afilados cuchillos del Bosque.

Nutridos y habiendo alijerado ropa vemos enfrente nuestra el camino que zigzaguea entre cortados para subir a la meseta del macizo central, aquí comienza el fuerte desnivel pero atenuado por el hecho de ir por la pista, unica vía posible aparentemente. Conforme subimos en altura el mundo de Sierra Espuña se abre a nuestros ojos, en esta zona  Norte  vemos integramente la cuerda de Los Carrascales, desde el Aguilon hasta el Perona pasando por los Cuchillos del Bosque y el Cerro de Piedras Blancas (magnifica ruta montañera), también los Morroncicos o Malvariches, los cortados de la Sala de Armas, Cabezo de Sopalmo y Valdelaparra (1.231 m).

Nada más llegar al Collado podemos observar en las laderas del Cerro de la Ventanica las manadas de Muflones que primero curiosos y despues asustados huyen hacia su cima. Abandonamos la pista principal para coger un nuevo camino en dirección este que nos deja en las proximidades de la cima.



Absortos nos quedamos con la visión del Morron Grande y todos los cachibaches que le han instalado, ofreciendo una imagen futuristas al estar rodeado de una bruma pasajera, así como de los impresionantes cortados del Pedro Lopez y una amplia visión, aunque no muy limpia en el día de hoy del resto de elevaciones: Peña Apartada, Morron Largo, La Garita o el Cerro de las Cabras.

Despues de una reposada comida, tiempo que nos habiamos ganado con el sudor de nuestra frente, de las fotos de rigor y de curiosear el entorno imaginando subidas, rutas y mil cosas, toca regresar. Lo hacemos rodeando el Morron Grande por su cara sur, por pista con algun que otro atajo y buscandole el Segismondi, al que otro días subiremos. En Collado Bermejo nos espera la mancha amarilla de costumbre que indica que esto se acabó, pero como ibamos tan sobrados tuvimos tiempo para tomarnos una o varias cervecicas en un restaurante al que no le afecta mucho la crisis ya que estaba a tope, habrá que volver para descubrir sus manjares, el horno desde luego tenia buena pinta y lo que salía del mismo hecho a la brasa ni te cuento. 


Hasta la proxima, nos vemos en el monte,

Pd. No tengo ni idea de quien fue Pedro López, si lo sabes iluminame.

Fecha: 15/12/2013





Presentación de mis imagenes






Datos del GPS